10 Usos que le puedes dar a tus Toallas Femeninas

Loading...

Yo sé que usar toallas femeninas es todo menos divertido e incluso cómodo, cuando pensamos en ellas no nos causan felicidad pues estamos siendo atacadas por los malditos cólicos. Pero esto te ayudará a cambiar la imagen y la sensación que este producto te da, y es que hay 10 maneras de sacarles provecho y no sólo durante tu periodo.

Checa todo lo que pueden hacer por ti.

Protegen heridas

Yo soy de esas personas que se accidentan todo el tiempo, siempre me ando raspando o cortando, y fue así como descubrí que las toallas sanitarias son una bendición. Y es que si hay mucho sangrado absorberán súper bien, evitará que se infecte y te dará tiempo de llegar a casa a desinfectar.

Protector para sombrear tus ojos

Cuando sombreas tus párpados gran parte del polvo termina en tus pómulos y arruina todo tu maquillaje. Para que eso no te ocurra lo único que tendrás que hacer es: cortar estas toallitas en 3 partes, retirar la parte de arriba y pegarla en la mejilla para poder realizar el sombreado.

Plantillas

Si tu zapato te queda un poco grande, puedes pegar una toalla femenina en la parte interna de tu zapato, así sentirás más acolchonado y no se te saldrá.

Para que los zapatos no te lastimen

O si los zapatos te lastiman a la altura del talón, corta la toalla para que se ajuste a la medida del zapato, pégala en esa zona y listo, no más ampollas.

Absorber sudor

Pega un protector diario a la planta de tu zapato, de esta manera absorberá el sudor, tu pie no resbalará y como es delgadito no hará que el calzado te apriete.

Filtro de agua

Si vas a ir a acampar o a explorar a la naturaleza, carga con una buena dotación de toallas femeninas. Y es que si te pierdes y necesitas tomar agua ellas te ayudarán a filtrar todas las impurezas.

Pantuflas instantáneas

Esta idea es genial por si vas a una boda y tus zapatos te están matando. Te ayudarán a llegar al carro sin andar descalza pisando el suelo.

Almohadillas para semillas

Humedece una toalla higiénica y colócala en un frasco de vidrio, de manera vertical. Coloca las semillas sobre la almohadilla y coloca el frasco junto a una ventana. En un par de días verás como los retoños van creciendo.

Paño de limpieza

Si se te acabaron los paños con los que te quitas el maquillaje o con los que te limpias el rostro. Una toalla sanitaria es la opción. Absorben muchísimo y mucho más duraderas.

Almohadillas de senos

Si estás amamantando, las toallas higiénicas pueden salvar tu día. Si se te acaban las almohadillas para lactancia y tu leche se derrama un poco, ya lo sabes, no notarás la diferencia.

Fuente