4 cosas que tu pareja sabrá sobre tu salud antes que tú

Loading...

La vida de casado no solo son risas, emprendimiento y un poco de discusión. Existe una gran cantidad de cosas que puedes descubrir de tu pareja cuando vives con ella.

Comienzas a notar la arruga en su frente cuando algo le disgusta. También has visto cómo se sonroja cuando lo has sorprendido. Conoces el lugar exacto que le hace sonreír cuando le tocas y, lo más importante, conoces cada parte de su cuerpo. 

También deben cuidarse el uno al otro y en la intimidad deben conocerse bien. Pero no solo con las luces apagadas.

Habrá un momento en el que las luces de la habitación deben mantenerse encendidas para que tu pareja observe cada partícula de tu piel. Es posible que vea un lunar extraño y preocupante en un lugar donde no estaba antes.

Estas son las advertencias que tu pareja te podría dar sobre tu propia salud:

1. Tienes un lunar extraño en tu espalda

lunar

La convivencia del día a día te permitirá ver cualquier cambio en la piel de tu pareja. Y lo mismo por su parte. Ya que tú no alcanzarás a ver la piel de tu espalda, es posible que no notes que ha aparecido una manchita o granito raro y la otra persona sí lo haga.

Podría resultar embarazoso al principio mostrar el cuerpo completamente desnudo frente a la pareja, quizá sientas un poco de inseguridad por tu físico. ¿Pero de qué otra manera podrá si no observar todo tu cuerpo?

Los hombres tienen una facultad única para observar la piel. Ellos se preocupan por todo. Si mientras cocinabas te has hecho una pequeña quemadura en un dedo, aunque trates de ocultar esa marca, ellos buscarán la manera más suave de preguntar: “Y por cierto, ¿qué le pasó a tu dedo?”.

Así pasa con los casados, pero con más intimidad. Porque puede que tengas alguna mancha en tu entrepierna y no lo sabrás hasta que tu pareja te lo digaIncluso es posible tener un lunar en los genitales o alrededor de ellos.

Tu espalda tampoco es lugar que puedas ver mucho, un lunar o una mancha en ella puede ser preocupante.

Lee también: Cuidado: el número de lunares en tus brazos puede alertar de un cáncer de piel

2. Hay un bulto que antes no estaba ahí

A los hombres les encanta jugar con los senos. Cualquier novio o esposo quiere familiarizarse completamente con los de su pareja. Así que este ejercicio no será difícil y será de mucha ayuda cuando digan: “Aquí hay un bulto que antes no estaba”.

Sin embargo, no necesitas estar casada para saberlo. Un médico experto podría hacerte un examen de mamas y tú misma puedes llevarlo a cabo después de bañarte.

Cuando tu compañero o tu médico toquen tus senos, te estarán ayudando a detectar precozmente el cáncer de mama. Es una responsabilidad compartida.

Los oncólogos señalan que son muchas las pacientes que llegan a las consultas después de que sus maridos encontraran bultos en sus mamas.

Y este ejercicio de compañeros puede ser de ayuda para los varones también.  De la misma forma, tú puedes ayudar a detectar un bulto extraño en un testículo. Cuanto antes se detecte, más fácil será de curar.

A veces pasamos por alto un pequeño bulto o alguna cosilla rara, pero seguro que tu pareja te hará ver que es algo más anormal de lo que crees.

3. Roncas muy fuerte

roncar

Los ronquidos no son tan normales como la gente piensa. Además, cuando una persona casada ronca, al otro lado de la cama siempre hay alguien que no duerme bien.

Si tu esposo ronca es posible que presente un signo de apnea del sueño. Esto puede aumentar el riesgo de otros problemas médicos como, por ejemplo, la presión arterial alta y la diabetes tipo 2.

Cuando tu pareja ronque debes tener en cuenta que es una señal de alerta, ya que luego podría dejar de respirar. La próxima vez, en lugar de enojarte, habla con él.

Si el problema es persistente puede ser momento de consultar con el médico para saber qué es lo que está pasando.

4. Tienes problemas de audición

Quizás tu esposo se ha dado cuenta de que últimamente necesita decirte las cosas dos veces y cada vez más alto. Poco a poco ha ido recogiendo los signos, hasta que llegó a esa conclusión: estás perdiendo el sentido auditivo y tú ni siquiera lo notas.

El volumen de tu televisor cada vez está más alto y ahora también los vecinos están al tanto de los programas que se ven en tu casa. Hazle caso a tu esposo y si es necesario acude a un otorrinolaringólogo.

Este especialista te dirá si el problema es simple (tal vez algo de cerumen acumulado en exceso) o algo más serio (pérdida auditiva real) y la solución o tratamiento posibles.

Visita este artículo: 6 remedios naturales que te ayudarán a mejorar la audición

Presta atención a cualquier cambio en la salud de tu pareja

Sin duda, tu pareja puede hacerte algunas advertencias cuando algo en tu salud no va bien. No pases por alto sus comentarios y analiza qué está pasando. Recuerda que una revisión nunca está de más.

Por tu parte, también presta atención a cualquier alteración que veas. La realidad es que cuatro ojos ven mejor que dos y a veces no vemos algo como un problema hasta que otro lo menciona.

Fuente

Loading...

A %d blogueros les gusta esto: