5 beneficios que tienen las personas generosas

Loading...

Las personas generosas no solo tienen una actitud que beneficia a los demás, sino que ellas mismas se ven recompensadas por ello.

Bien es cierto que en la sociedad en la que vivimos es mucho más común ser egoísta debido a que la generosidad, a veces, se paga muy caro.

Ser bueno te convierte en un blanco fácil para la gente tóxica. A pesar de esto, hay cosas que no podemos cambiar.

Lee: Las buenas personas no suelen sospechar de la maldad ajena

¿Te encuentras dentro del grupo de las personas generosas? Si es así, hoy descubrirás lo mucho que ganas teniendo esta actitud con los demás.

1. Aprecian mejor las pequeñas cosas

padre-dándole-la-mano-a-su-hija

Las personas generosas son capaces de dejar de lado ese anhelo por acumular objetos, propiedades y dinero que para nada te hace más feliz.

Por eso, gracias a cómo son, aprecian mejor las pequeñas cosas. De hecho, se sienten bien cuanto menos tienen. Saben darle valor a lo que poseen, a las personas que tienen a su alrededor y disfrutar de ello.

Esta actitud, a la que podríamos no darle valor, provoca que el positivismo se instale en sus vidas. Las personas generosas tendrán siempre una sonrisa en su rostro y se sentirán en equilibrio y a gusto consigo mismas.

2. Son más longevas

pareja-mayores

Si tu vida está llena de amargura, puede que vivas muchos años, pero quizás el tiempo no sea de calidad, sino de precariedad.

Si eres generoso, por ende, más positivo, tienes más posibilidades de disfrutar más de la vida, pues tu mente estará más sana. No olvidemos que, cuanto menos contaminada esté por las emociones negativas o problemas sin resolver, mucho mejor.

Los pensamientos positivos fortalecen nuestro sistema inmunitario, evitan las enfermedades y que esa luz que un día brillaba con fuerza se apague rápidamente.

Descubre: Las buenas personas, a veces, lloran a escondidas

Hay muchos mayores que están tristes, siempre enfurruñados. Quizás esto tenga que ver con que son egoístas y no son felices. ¿Merece la pena terminar así?

3. Mantienen a la depresión alejada

A medida que pasan los años nos sentimos más mayores y, en ocasiones, esto nos sume en una terrible depresión. Sobre todo, cuando entramos en la tercera edad.

Sin embargo, las personas generosas no tienen este problema. Combaten la depresión socializando y haciendo el bien a los que tienen a su alrededor.

A veces, la depresión tiene mucho que ver con la soledad. Por eso, procurar el bien ajeno te hará sentirte útil y estar rodeado de personas que te estimulan positivamente.

4. Se convierten en modelos

familia

Los jóvenes viven con progenitores que constantemente discuten, están siempre enojados, hablan mal de los demás, etcétera. Parece que lo negativo se ha convertido en nuestro día a día y esto no es positivo.

 

No te pierdas: La cortesía es el perfume de la vida, el reflejo de la generosidad

Por este motivo, las personas generosas se acaban convirtiendo en individuos que los más jóvenes admiran. Ellos quieren ser así. Tan felices, tan desinteresados…

La sociedad necesita a más personas buenas y menos malas que provoquen desequilibrios en las demás.

5. Dejan huella

Este tipo de personas no son muy conocidas. No se suele hablar de ellas. Para esto, optamos mejor por aquellas más negativas. Quizás sea el morbo o que el interés que suscitan es mayor.

No obstante, las personas generosas tienen una visibilidad muy apreciada por todos aquellos a los que ayudan y eso es lo que importa.

Pensemos en las ONG, en las protectoras de animales, en todas esas asociaciones que sin ánimo de lucro intentan ayudar a los más desfavorecidos.

Todas ellas están repletas de personas que dan todo lo bueno que tienen a los demás. Para que se sientan bien, para que sean capaces de sonreír tanto como ellas.

ong

Antes de irte lee: Paciencia y silencio: virtudes de las personas sabias

Es normal que, tal y como se nos presenta el mundo, creamos que hay más personas malas que buenas. Sin embargo, es porque estas últimas no tienen la visibilidad que se merecen.

Cuanto más positivo seas, mucho mejor. No solo porque harás sentir bien a otros, sino porque tú mismo lograrás ser más feliz.

La generosidad es una fuente de alimentación que no se agota y que te proporciona múltiples beneficios.

Fuente

Loading...

A %d blogueros les gusta esto: