7 estrategias de manipulación que utilizan las personas que maltratan

Loading...

¿Por qué, tras una agresión, regresamos al lado de la persona que nos ha maltratado? La respuesta se encuentra en las diversas estrategias de manipulación que utiliza.

Estas son muy sutiles y se aprovechan de ese momento de confusión y desesperación que nos aborda. Ese en el que estamos más frágiles que nunca y más manipulables.

Descubre: Cómo sobrevivir a los manipuladores cotidianos

Hoy descubriremos algunas estrategias de manipulación de las que puedes ser víctima. A veces, nosotros mismos las utilizamos sin darnos cuenta.

Esto ocurre porque en nuestro interior deseamos que, lo que queremos, tenga determinado fin.

1. Si no haces lo que quiero me enfadaré

maltrato

Cuando la otra persona se siente ofendida o acorralada, pues no puede argumentar nada sobre lo que le estás diciendo, opta por enfadarse.

De esta manera, le da la vuelta a la tortilla y provoca que te sientas culpable de la situación. Así logrará que te disculpes y que no vuelvas a actuar de esa manera.

Sin darte cuenta, te está sometiendo para que estés a su merced.

2. No estás en lo cierto, yo no dije eso

Una de las estrategias de manipulación más dolorosas y que provoca la confusión de la víctima. Frases como “yo no dije eso” o “¿no te acuerdas de que empezaste tú?” pueden hacer dudar a la persona de su propia realidad.

Lo que intenta la persona que maltrata es que el otro dude de sí mismo y que acabe cediendo ante sus deseos.

Lee: No hay que confundir la verdad con la opinión de la mayoría

Esto sucede en muchas ocasiones, por eso algunas personas intentan hablar con diversos amigos que les den su propia visión de la situación. De esta manera, corroboran si es o no producto de su imaginación.

3. Lo hice porque… ¿te quiero?

beso-maltratador

Cuidado con esta forma de justificar un bofetón, una patada o cualquier insulto que sea signo de que hay maltrato.

Si una persona te levanta la mano, intenta manipularte, controlarte, evita que te muevas con libertad, muestra celos constantes, te humilla, cuidado… esto no es amor.

Querer a alguien no tiene condiciones y no es compatible con un obsesivo control. Cuando amamos de verdad no importa si la otra persona está o no con nosotros.

Lo único en lo que pensamos es en que sea feliz.

4. Si haces eso, ya conoces las consecuencias

“Si no haces esto, ocurrirá lo siguiente”, “como no vuelvas conmigo me quito la vida”, todas estas frases hacen referencia al famoso chantaje emocional.

Con esto se intenta que la víctima se sienta culpable, aunque, en realidad, lo que se dice sea una verdadera bomba de humo.

No te pierdas: Los celos: la cara opuesta del romanticismo

El maltratador intenta amedrentar a la otra persona para que vuelva con él; para que no haga lo que ella quiera, sino lo que él deseas.

5. Te juro que no lo volveré a hacer

jurar

Si tu pareja te maltrata, te hace daño y te promete que va a cambiar, créenos, no lo va a hacer.

Cuando alguien levanta la mano en la relación e intenta controlar y manipular al otro, la confianza, el amor y el respeto ya han salido por la puerta.

Es bonito pensar que las personas podemos cambiar, pero bastante irreal en este caso. Si ya te ha pegado, ¿qué evitará que lo haga de nuevo?

6. Tienes que darme una respuesta ahora

Todo maltratador intenta evitar que puedas disponer de tiempo para pensar y razonar la situación. De esta manera, se asegura su victoria.

Por eso, es importante que te alejes y que luches por ese espacio que te mereces para observar la circunstancia con perspectiva.

La persona que maltrata insistirá y en todo momento querrá que decidas ya. No es más que una de sus nuevas estrategias de manipulación.

7. Tus amigos no son buenos para ti

Mujer-con-miedo-sentada-en-el-suelo

Una persona que manipula sabe que los amigos y los seres queridos son individuos que se deben evitar, pues pueden hacer que la víctima escape.

Por eso, evitará que quedes con los que más quieres, lanzando comentarios despectivos hacia esas personas y cambiando tu visión sobre ellas.

De repente, empezarás a pensar que en verdad no te convienen, que tu pareja es lo único en lo que te debes centrar y que, en realidad, los demás no son tan importantes.

Cuidado… estás bajo el yugo de un verdadero manipulador.

No te pierdas: La importancia del espacio personal en la pareja

Lo más destacable de todo lo anterior es que no te darás cuenta de que sucede hasta que es demasiado tarde. Esto ocurre así porque la persona que manipula sabe que no debe hacerlo de golpe, sino progresivamente.

De esta manera, empezará, poco a poco, a introducir el enfado, la duda, los “te quiero” y demás para que vayas cayendo en sus redes.

Cuanto antes abras los ojos, mucho mejor.

Fuente

Loading...

A %d blogueros les gusta esto: