8 preguntas para conocer mejor a los demás y a nosotros mismos

Loading...

Existen algunos tipos de preguntas que nos permitirán conocer mejor a los demás, al tiempo que aprendemos más sobre nosotros mismos.

No te pierdas: 5 preguntas que te ayudarán a descubrir quién eres realmente

Son preguntas que abarcan temas diversos sobre los que todos deberíamos, en algún momento, reflexionar.

1. ¿Qué tipo de relación mantenemos?

pareja-mirándose

Esta cuestión sirve tanto para el otro como para nosotros mismos, pues no olvidemos que nosotros también debemos mantener una relación sana con nuestra propia persona.

A veces, las expectativas sobre una relación provocan decepciones. Por eso, es importante esta pregunta, que tiene que generar una respuesta sincera.

2. ¿Cómo viviste tu infancia?

Las preguntas sobre la infancia son muy íntimas y permiten abrirnos a los demás. Recordemos que todo lo que nos pasa en nuestros primeros años de vida es muy importante.

Tanto si hemos tenido una infancia difícil como una dichosa, será muy beneficioso dirigir nuestra mirada hacia esos años que ya quedaron atrás.

Algo que podemos obtener son respuestas a los problemas que recientemente estamos teniendo con respecto a nuestras relaciones. Quizás una actitud a la defensiva o cierta dependencia tengan su respuesta en esa época.

Lee: 5 heridas emocionales de la infancia que persisten cuando somos adultos

3. ¿Cómo me ves?

A veces creemos que damos determinada imagen, cuando esta no se corresponde con la que los demás perciben. Por eso esta pregunta es sumamente importante.

De esta manera, abriremos los ojos ante una realidad que nunca nos habíamos planteado.

“¿Yo soy tan serio?”, “¿crees que tengo poca personalidad?”, pueden ser cuestiones de las que jamás nos habíamos percatado.

Estás a punto de conocer una parte de ti en la que no habías reparado nunca.

4. ¿En qué fallo?

Mujer-llorando

Nuestro terrible ego siempre intentará hacernos creer que somos perfectos y que no fallamos en nada. Sin embargo, sabes que esto no es así.

Decirle a la otra persona sus flaquezas y que ella te diga las tuyas os ayudará a abrir los ojos y a ser más asertivos y más sinceros, algo que nunca viene mal.

5. ¿En tu familia está todo bien?

Esta pregunta solo es apta si la persona con la que te comunicas es cercana. De lo contrario, puede resultar un poco violenta.

Interesarse por los problemas familiares que pueda haber es una buena manera de permitir que los que lo sufren se desahoguen.

Esta cuestión, además, te hará ver que ninguna familia es perfecta y que en todas hay dificultades. También, te ayudará a abrir los ojos ante situaciones que tú mismo has experimentado pero abordado de una manera diferente.

Descubre: Abriendo los ojos se aprende más que abriendo la boca

Aquí es importante no juzgar ni intentar dirigir a la otra persona hacia determinada actitud.

6. ¿Practicas alguna religión?

amigas-rodeadas-de-flores

A veces hablar sobre la religión o sobre la orientación política de los demás es un tabú; no obstante, en ocasiones, la respuesta nos ayudará a entender algunas actitudes que pueden tener.

Es una buena manera de descubrir otro punto de vista y otra forma de ver el mundo. Esta cuestión enriquece más de lo que parece.

7. ¿Cuáles son tus planes de futuro?

Preguntar sobre los planes de futuro de las personas es algo habitual y que nos ayuda a encontrar puntos en común y pasiones en las que coincidimos.

A veces, descubrir qué es lo que tiene pensado hacer la persona que tenemos enfrente nos motivará y nos alentará a poner más esfuerzo en nuestras propias metas.

8. Si ocurriese esto… ¿Qué harías?

cuatro-amigas-abrazandose

Poner sobre la mesa una hipótesis te ayudará a saber más sobre el otro, pero también sobre ti mismo. Ambos descubriréis formas diferentes de abordar una misma situación.

En algunos casos, esta pregunta sale a relucir cuando no sabemos cómo actuar ante algo que nos está pasando y queremos conocer la manera en la que procedería otra persona en nuestras circunstancias.

Es una forma de encontrar una salida cuando no la vemos.

Antes de irte no te pierdas: La gente buena te da felicidad, la mala lecciones

Hay muchas preguntas que realizamos por inercia, sin ser conscientes de que nos ayudan a conocer tanto a los demás como a nosotros mismos.

Formular las adecuadas nos ayudará más de lo que pensamos, siempre y cuando sepamos aprovecharlas.

Nunca te ofendas por una respuesta que no te gusta. No todos tienen tu mismo punto de vista y esto ¡es enriquecedor!

 

 

 

 

Fuente

Loading...

A %d blogueros les gusta esto: