Con esta deliciosa combinación de queso asado y vino tinto sabrás que la perfección existe

Loading...

Existe una combinación que estamos seguras es completamente perfecta: el queso y el vino. Y es que, ¿cuántas de nosotras no hemos disfrutado de comer y beber esta magnifica combinación para ver un maratón de Netflix o simplemente cuando estamos en una reunión con amigas?

Por fortuna ya existen más formas para consumir estos manjares que no sea en una copa y en pequeños cubos. Estamos hablando en serio: dos de tus alimentos preferidos se han fundido en un ambiente cálido junto a un poco de mantequilla para crear la comida digna de los dioses. Ahora, por favor, toma unos minutos para contemplar este vino tinto y el queso a la parrilla. Estamos seguras que cuando llegues al final de este post, correrás a preparar este delicioso bocadillo.

¿Cómo es esto posible?

Emparedado de queso fundido con vino tinto

El platillo es extrañamente es un poco más difícil que solo verter el vino en una copa y asar un trozo de queso. Preparar esta deliciosa receta te tomará aproximadamente 25 minutos, así que comencemos.

Esto es lo que necesitas:

Emparedado de queso fundido con vino tinto

  • Dos rebanadas de pan francés
  • Una cucharada de mantequilla
  • Media cebolla morada picada
  • Un diente de ajo picado
  • Una pizca de romero
  • Una pizca de tomillo
  • Una cucharada de harina
  • 3/4 de taza de vino tinto de tu elección
  • 1/2 taza de queso gruyere rallado (esto es una sugerencia, puedes usar el queso de tu elección)

Modo de preparación:

Vino con especias para cocinar

En un sartén a fuego medio derrite la mantequilla y agrega la cebolla. Una vez que comience a ablandarse, agrega el ajo, tomillo y romero. Deja que los ingredientes se cocinen un poco, espolvorea una cucharada de harina y mezcla.

Una vez mezclados los ingredientes agrega el vino. Asegúrate de cocinarlo hasta que el grado de alcohol se haya quemado y reducido en cantidad suficiente como para cubrir una cuchara (justo como se observa en la imagen). Unta la mezcla en cada rebanada de pan y después añade el queso. Unta mantequilla en el exterior de cada rebanada y coloca el pan con queso en un sartén a fuego medio hasta que cada lado quede completamente dorado.  ¡Listo! Ya tienes la mejor comida de tu existencia. ¡Disfrútala!

Fuente

Loading...

A %d blogueros les gusta esto: