La esperanza de las personas rotas

Loading...

Son iguales que tú y que yo, con la única diferencia de que tienen el alma fracturada.

Quizás pienses que no albergan ninguna esperanza. Sin embargo, las personas rotas pueden volver a unir sus pedazos y seguir adelante.

No te pierdas: Almas rotas: la realidad de las personas psicológicamente maltratadas

Es cierto que la vida no será la misma. Las experiencias pasadas nos marcan y el grado en el que nos hayan afectado influye positiva o negativamente en nuestro futuro.

No obstante, siempre hay esperanza para un alma rota.

Las personas rotas no han elegido este destino

arruinar-tu-vida

Un alma rota ha sido víctima de unas circunstancias que no ha estado en su mano poder detener. Hablamos de personas que han sido violadas, maltratadas, ultrajadas, heridas en lo más fondo de su ser.

El dolor es mucho peor cuando se lleva por dentro y provoca que te rompas en mil pedazos. Nadie puede unir los trozos. Nadie, excepto tú.

¿Cómo sobrevivir tras una violación? ¿Cómo confiar tras una relación basada en el maltrato? En esto casos, acudir a un profesional es lo más indicado. Él nos proporcionará pautas y consejos que nos permitirán seguir adelante.

A pesar de esto, la vida no volverá a ser nunca como antes de que ocurriera “aquello”.

No hemos hecho nada, no es nuestra culpa haber pasado por esto. No obstante, podemos volvernos más fuertes y resistentes si tenemos la voluntad para ello.

Contar con personas que nos quieren y nos apoyan a nuestro alrededor será fundamental. Ahora más que nunca, necesitamos hombros fuertes que nos puedan ayudar a levantarnos del suelo.

Lee: Si te caes siete veces, levántate ocho

Paso a paso, lentamente, nos iremos poniendo en pie, curándonos de toda esa frustración, rabia y del triste hecho de no entender por qué nos ha ocurrido esto.

La historia de Nadia Murad

laura-makabresku-arruinar-tu-vida

Con el reciente conflicto que está presente en Siria, recogemos la historia de Nadia Murad que, junto con otras mujeres fue rescatada después de ser secuestrada y sometida a la esclavitud sexual.

A pesar de todo lo ocurrido, Nadia Murad, que tiene tan solo 21 años, se ha convertido en activista defensora de los derechos humanos y dice con sus propias palabras lo siguiente:

“He visto que miles de refugiados pasan por lo mismo que yo y mi familia. Estamos dispersos por todo el lugar. También sé que el Estado Islámico está tratando de exterminarnos. Pienso en esto y es esto lo que me da la fuerza, toda la fuerza, para continuar”.

Sin duda, aquello que la sometió, que la destrozó por dentro, es lo mismo que le infunde ahora el valor necesario para seguir adelante y luchar contra lo que a ella le ocurrió.

El hecho de pensar que otras personas puedan estar en la misma situación en la que se encontró ella y otras mujeres es lo que le insta a encontrar justicia. Pues ella mejor que nadie sabe lo mucho que se sufre y lo rota que se te queda el alma.

Descubre: A veces, todo lo que necesitamos es un abrazo que nos arrope el alma

Pero, ¿esto la hace feliz? Es decir, ¿qué ocurrirá cuándo todo termine y ya no quede nada por lo que luchar?

La felicidad en las personas rotas

mujer-con-los-ojos-cerrados

La felicidad será muy diferente para un alma rota que para alguien que esté entero. De hecho, tan solo tenemos que ver a Nadia Murad, muy comprometida con lo que hace, pero ¿esto le hará sentirse feliz?

En el siguiente vídeo, podremos ver a la misma Nadia dando un discurso que resultará revelador para tratar este punto:

 

En el minuto 1:18 podemos apreciar como un periodista le hace la pregunta de “¿te gusta tu nueva vida?” A lo que Nadia responde con rotundidad y sinceridad “no”.

A nadie le resulta fácil darse cuenta de lo cruda que es la realidad y de la cantidad de personas que están pasando por lo mismo que has pasado tú.

Un alma rota no es una persona débil, sino alguien fuerte que luchará. Sin embargo, quizás la felicidad y lo bonito de la vida haya quedado ya en un pasado muy lejano.

Antes de irte no te pierdas: ¿Cómo ser felices?

Las personas rotas tienen esperanza de volver a construir un futuro y retomar su vida, aunque de forma diferente.

No obstante, aunque nos empeñemos, nada volverá a ser como antes y esto es algo que debemos asumir.

Fuente

Loading...

A %d blogueros les gusta esto: