Los grandes errores de la personas dependientes

Loading...

 

Las personas dependientes son incapaces de vivir solas, sin estar en pareja. Cuando terminan una relación, rápidamente buscan a alguien que cubra ese vacío con el que se quedan.

A veces, estas relaciones no están basadas en el amor, sino en la necesidad. Esto provoca que, con el tiempo, nos aburramos, discutamos demasiado y terminemos hartos.

Descubre: 6 tipos de relaciones tóxicas que deberías evitar

Sin embargo, las personas dependientes no son conscientes de que tienen un problema hasta que la ansiedad, la desesperación y la infelicidad hacen acto de presencia.

En el momento en el que esto ocurre, intentan salir de este círculo de dependencia en el que se han envuelto. Una situación complicada que no resulta tan fácil.

Eres incapaz de poner límites

Mar-autoconocimiento

Los límites son necesarios en casi todos los aspectos de nuestra vida. Por ejemplo, puede que te guste beber alcohol, pero sabes que, si te excedes o que si lo haces todos los días, tu salud peligrará.

En las relaciones con sujetos dependientes estos siempre terminan cediendo a cosas que no les agradan. Esto lo hacen para no perder a quien tienen a su lado.

Por ello, terminan siendo personas maltratadas, cuya autoestima es muy baja. Personas que no se expresan con sinceridad por miedo al rechazo.

Dejan de lado lo que de verdad requieren para evitar sentirse de nuevo vacías.

Tu mundo gira en torno a la persona “amada”

Las personas dependientes son muy diferentes cuando están con una u otra pareja. Esto sucede así porque cambian en función de quien tienen a su lado.

Cualquiera te diría que, aunque salgas con alguien, las actividades que antes te gustaba hacer puedes y debes seguir realizándolas. Sin embargo, una persona dependiente cambia.

Empieza a adoptar todos los gustos del otro, dejando en el olvido aquello con lo que antes disfrutaba.

Lee: 5 relaciones que arruinan tu relación de pareja

mujer-con-naturaleza

También, comienza un sentimiento obsesivo compulsivo de pensar en todo momento en la persona que se necesita, haciendo las cosas por y para ella.

Tu vida se amolda a tu pareja, modificándose completamente. Una circunstancia que no tendría por qué ser así.

¿Por qué pasa esto? Porque las personas dependientes no se ven como dos sujetos independientes que comparten una vida en común. Perciben la relación como dos individuos que se funden en uno solo.

Tu felicidad no depende de ti

Cuando estar feliz o triste empieza a depender de cómo se comporte contigo otra persona, nos encontramos con un gran problema.

De repente, dejas de ser el dueño de tus emociones, esta gran responsabilidad empieza a tenerla otro.

Una mala palabra, que tu pareja te ignore… Todo eso provocará que un día agradable se convierta en uno muy oscuro y melancólico.

No puedes pretender que el cómo te sientas fluctúe dependiendo de otra persona. Ella no eres tú, ella no controla tus sentimientos.

Sin embargo, estás permitiendo todo esto a pesar de que no te hace sentir bien.

No soportas la idea de que te abandone

Descubre: El miedo al vacío emocional

mujer-sobre-un-corazón

Esto no quiere decir que alguna vez no lo hayan hecho, aunque quizás fueras tú quien dio el primer paso. Seguramente, lo hiciste cuando ya tenías a otro esperándote.

Una persona dependiente emocional jamás deja a su pareja a menos que sepa, con seguridad, que ya tiene un nuevo sustituto.

En el caso de que no sea así, vive con un constante miedo a ser abandonada, por eso prima las necesidades del otro por encima de las suyas y hace todo por agradarle.

Por decirlo de otra manera, se somete.

Esto genera una urgencia por el control de la situación que, a veces, no es posible. Cuando esto es así, surge la angustia, la ansiedad y la desesperación.

Sabes que no eres feliz, pero no puedes irte

Aunque digas que sí lo eres, en realidad no sabes lo que es ser feliz. Cada vez que te encuentras con la soledad sufres un ataque de pánico.

Las personas se han convertido en una droga a la que te aferras para recibir tu dosis diaria. Si te fallan, no logras soportar el síndrome de abstinencia.

Si eres o has sido dependiente no debes pensar en que no hay solución posible. Tu problema es que no ves la situación desde otra perspectiva.

Empieza a esforzarte por estar sola, por no atarte a nadie solo para no sentirte vacía.

mujer-con-flores

Antes de irte no te pierdas: La droga del amor: ¿por qué nos resulta tan adictivo?

Cuesta, pero ¿quién dijo que era fácil quitarse de encima una adicción?

En el momento en que aprendas a estar bien contigo misma, podrás estar con alguien sin necesitarlo.
Fuente

Guardar

Loading...

A %d blogueros les gusta esto: