Megalomanía: jugando a ser Dios

Loading...

La megalomanía es un trastorno en el que la persona sufre delirios de grandeza. Por decirlo de otra manera, cree que se puede comer el mundo.

Es cierto que hay individuos que confían plenamente en sus habilidades. Tanto es así que piensan que no hay ningún límite ni barrera que les impida alcanzar lo que desean.

Lee: 14 extraños y desconocidos trastornos psicológicos

Sin embargo, al llegar al extremo de la obsesión, esto puede provocar que no sean capaces de ver la realidad tal y como es.

La megalomanía y la ceguera

mujer-con-zorro

mujer-con-zorro

La megalomanía vuelve ciego a quien la padece. Las ideas delirantes empiezan a ser cada vez más constantes, lo que provoca graves problemas.

Estas creencias nada lógicas solo tienen sentido para el megalómano. Una falsa realidad que se crea debido a esos equívocos delirios de grandeza.

Estos sujetos piensan que tienen un gran poder y que se encuentran en una posición superior con respecto a los demás.

No obstante, todo esto se queda en lo superficial. Interiormente, el megalómano no es tan supremo como quiere hacer creer.

Muchas personas que sufren megalomanía han sido criticadas y han desarrollado una preocupación extrema por cómo las ven los demás.

No te pierdas: Tan solo veo lo que quiero ver

mujer-narcisista-mirándose-al-espejo

mujer-narcisista-mirándose-al-espejo

Por eso, además de la megalomanía desarrollan un trastorno narcisista en el cual la apariencia es primordial.

No olvidemos que detrás de cada trastorno siempre hay algún problema. Algún tipo de carencia sufrida en el pasado que nos lleva a estas consecuencias.

A pesar de los problemas que experimentará en sus relaciones interpersonales por causa de sus absurdas convicciones, la persona megalómana seguirá creyendo que sus ideas delirantes son las únicas verdaderas.

¿Sufro megalomanía?

mujer-con-mascara

mujer-con-mascara

Ahora surge la gran pregunta de ¿cómo se identifica a una persona con megalomanía? Además de las breves características expuestas anteriormente, hay ciertos patrones de comportamiento que es necesario mostrar:

  • Creen que su poder es ilimitado. Como no aceptan que tienen limitaciones, consideran que pueden conseguirlo todo y que su poderío es absoluto, puro e insuperable.

Esta certidumbre provoca que se metan en más de un problema.

  • No aprenden de sus errores, porque para ellos no los cometen. El megalómano considera que es perfecto, por lo que siempre pondrá la responsabilidad de sus equivocaciones sobre otras personas.

Él tiene el poder incluso de decidir si el error es suyo o no.

  • Ponen a prueba sus capacidades. Como se sienten omnipotentes, continuamente están poniendo a prueba sus capacidades. Esto puede ser positivo, si no fuese porque consideran que todo lo que hacen está perfecto.
  • Dan una imagen falsa. Ellos no se dan cuenta pero, como narcisistas que son, necesitan dar una imagen idealizada y excelente de sí mismos.

Por eso, los demás los ven como personas falsas que no se muestran tal y como son.

  • Les importa, más o menos, cómo reaccionan los demás ante lo que dicen, cómo actúan… La persona con megalomanía tiende a observar el modo en que los demás responden ante sus actos.

Descubre: La necesidad de ser aprobados por los demás

Aunque el megalómano sienta una especie de preocupación por cómo lo ven los demás, lo cierto es que siempre intentará darle “la vuelta a la tortilla”.

La culpa no es mía, es tuya

mujer-con-lobo-en-la-cabeza

mujer-con-lobo-en-la-cabeza

¿No estás de acuerdo con lo que digo? ¿No aceptas lo que propongo? ¿Por qué te muestras contrariado ante mi forma de actuar?

Aunque la persona con megalomanía se haga todas estas preguntas, en realidad no le importa nada lo que puedan pensar los demás.

Ella siempre tendrá la razón. Por ende, creerá que es el resto el que está equivocado, el que mira las cosas de la manera menos correcta.

El megalómano piensa que su realidad es la única que existe.

La parte más negativa de todo esto es que las personas con megalomanía no saben que tienen un problema.

Antes de irte no puedes dejar de leer: Signos de que sales con un narcisista

De igual manera, el resto de personas tan solo ven a una persona narcisista, que se cree Dios y que considera que está por encima de todo y de todos.

Una visita a un profesional puede ayudar a dar con el correcto diagnóstico de este trastorno que empeora con los años.

Fuente