Para retomar el control de mi vida solo pude dejarte

 

Loading...

Existen dos cosas que deben estar siempre en la misma página: tu corazón y tu cabeza.

Amar a una persona y saber que para retomar el control de tu vida debes dejarla es algo muy difícil. Sobre todo cuando ninguna parte de ti quiere alejarse.

Es posible que, mientras meditas al respecto, tu vida se vaya consumiendo por los pensamientos que te invaden a media noche y te sea difícil dormir.

De más está decir que esto ocurre cuando amar a esa persona se convierte en una especie de droga, aún cuando tú no sabes que no mereces que esa persona te haya dado ciertos tratos.

El momento en que te das cuenta que una relación no da para más

terminar-relacion
Cuando solamente hay interés en un lado de la relación, y lo das todo por aquella persona a quien quieres sin recibir lo mismo a cambio, es mejor que comiences a retomar el control.

El primer paso es darte la importancia que debes.

Preguntarte qué te hizo merecer ciertos tratos no te llevará a ningún lado. Si has vivido situaciones de violencia es probable que te sientas culpable, o que la otra persona se concentre en culparte.

En muchas ocasiones incluso habrás defendido a capa y espada a tu pareja delante de tus amigos y tu familia porque pensabas que en algún momento podrías hacerlo cambiar.

Justificabas con inocencia sus comportamientos o los atribuías a que “tenía un mal día” (aunque pareciera que todos sus días fuesen un mal día), quedándote a su lado a pesar de todo porque le amabas.

Olvida el pasado y la culpa

Tal vez no te importaba que tus amigos te repitieran una y otra vez lo que tú ya sabías pero no querías admitir: te mereces algo mejor.

Tu mente simplemente intentaba evitar que tuvieras que lidiar con sentimientos de dolor y tristeza, aunque solo retrasaran lo inevitable.

No importa cuántas veces pensaste que ibais a ser la pareja perfecta o el uno para el otro por el resto de vuestras vidas.

No obstante, cuando el tiempo pasa, es inevitable que te des cuenta por ti misma de las cosas y, tarde o temprano, entiendes que un amor donde no hay reciprocidad no llega muy lejos.

Es normal que luego de descubrir cómo son realmente las cosas y cuando comiences a retomar el control de tu vida, tengas sentimientos de añoranza.

Estos suelen estar basados en recuerdos de momentos vividos con esa persona que, quieras o no, quedaron en el pasado.

Lo más importante es que dejes de sentir culpa por aquello que hiciste o que crees que hiciste mal. Es probable que muchas de esas cosas de las que te arrepientes no sean tan graves.

Tomar el control de mi vida implica cerrar ciclos

las parejas sanas trabajan en su relación
Debes entender que, a medida que envejeces, tus aspiraciones cambian, al igual que las de tu pareja. Si esto pasa en direcciones diferentes es común que se termine la relación.

No debes sentirte enojada; después de todo, no se trata de que alguno de los dos haya fallado. Tal vez creíste que lo que teníais era amor, aunque realmente ninguno de los dos tenía idea.

Las personas no van a estar allí para siempre, pero los recuerdos son algo que perdura y tú eliges si de das importancia a los buenos o los malos.

Debes tener claro que retomar el control de tu vida no significa que tu mente vaya a borrar el recuerdo de aquella persona a quien amaste.

Es probable que pasen años y tu mente traiga a ti ciertas memorias de vez en cuando. Pero eso no significa que alejarte haya sido algo malo.

Por el contrario, te dará la oportunidad de ver que fue la mejor decisión que pudiste tomar.

Para evitar que estos recuerdos te afecten de forma negativa es importante que cierres el ciclo de la manera correcta.

Algunas personas solo necesitan un poco de tiempo mientras que otras requieren de ayuda psicológica o un ritual de terminación. Haz lo que funcione para ti.

Retomar el control de mi vida me obliga a tomar responsabilidad

amor propio 2

Te aseguramos que una vez entiendas la importancia que tiene retomar el control en todos los aspectos de tu vida, te darás cuenta de que no se trata de buscar culpables.

Comprenderás que puedes tomar las cosas como una oportunidad de aprender una gran lección de vida.

Todos y cada uno de los aprendizajes que tienes en la vida te definen.

Si ciertas personas no se hubieran cruzado en tu camino, quizás aún no entenderías exactamente cuáles son las cosas que mereces y por cuáles no vale la pena luchar.

Pasar por todo este proceso es algo que, sin duda, te permite retomar el control y darte cuenta de que la relación más importante que debes tener en tu vida es la que tienes contigo misma.

Cuando tienes esto claro, un mundo de oportunidades se abrirá ante tus ojos.

Retoma el control de tu vida, valórate por encima de los demás y date la oportunidad de ser la mejor versión de ti.

Fuente

Guardar

Guardar

Guardar