¿Quién lleva los pantalones en la relación?

Loading...

¿Quién lleva los pantalones en tu relación? ¿Dejas que tu pareja te domine o tomas tú las riendas? Se podría decir que esta es una lucha constante, fruto de una creencia tradicional.

Desde hace tiempo hemos considerado que en las relaciones de pareja existen dos roles muy bien diferenciados: el de la persona que obedece y la que manda.

Lee: 4 razones para no conformarse en una relación de pareja

Quizás esto viene de años atrás, cuando el que tenía el poder era el marido, ya que la mujer solía quedarse en el hogar para cuidar de la casa y de los hijos.

Sin embargo, esto ha cambiado. Se busca la igualdad, que estos roles no existan en las relaciones de pareja. No obstante, a pesar de esto, es una realidad que aún está muy presente.

Quien lleva los pantalones manda

pareja-candado

Ya el solo hecho de reflexionar sobre esta frase nos hace pensar en una realidad machista. Los pantalones los llevaban los hombres en siglos anteriores; en cambio, las mujeres solían vestir faldas o vestidos.

Sin embargo, aún hoy en día se utiliza esta frase y son muchos los que dicen “en tu relación quien lleva los pantalones es tu mujer”.

Un cambio de roles con respecto a antaño que deja en evidencia una falta de autoritarismo por parte del hombre. Una muestra del machismo aún presente en la actualidad.

No te pierdas: 5 cosas que no debes permitir en tu relación de pareja

Bien es cierto que en las relaciones hay una tendencia a que uno de los miembros lleve la voz cantante, es decir, tenga más iniciativa que el otro.

Quizás exista algo de comodidad ante esto. Es más fácil que alguien mande y que el otro obedezca en vez de que ambos estén a la misma altura y tengan que discutir para llegar a un acuerdo.

Los roles de la pareja

mujer-acariciando-el-rostro-de-su-pareja

Puede parecer que es fácil y sencillo establecer estos dos papeles que en muchas parejas están presentes. Sin embargo, hay aspectos positivos y negativos de ambos.

  • La pareja que lleva los pantalones: es la que manda, la que tiene capacidad de liderazgo y el poder de decidir. Esto la dota de una gran libertad y autonomía. Es la parte más activa, pero también la más responsable.
  • La pareja que obedece: es la parte pasiva, la que se deja guiar y que no tiene que asumir tantas responsabilidades. De hecho, deja que las decisiones más importantes queden en manos del otro. Una posición de lo más cómoda.

No obstante, esto también tiene sus contras, puesto que quien lleva los pantalones puede cansarse, en determinado momento, de darlo todo por la relación.

Creerá que es la única que aporta algo, la que la lleva adelante y, si en algún momento deja de cumplir su rol, toda la estructura de la relación se derrumbará.

Esto sucede en la vida real. Personas que se cansan de tener entre sus manos y sobre sus hombros la responsabilidad de que la relación siga adelante. En el momento en que dejan esto, el vínculo se rompe.

Descubre: A veces, esperamos demasiado de alguien que nunca nos ha dado nada

pareja-tijeras

Por otra parte, se encuentra la pareja pasiva que creerá que todo es fruto de unas circunstancias muy negativas. Su falta de iniciativa la llevará a no luchar por la relación y a dejar que todo fluya y se suceda de forma natural.

Debido a esto, no hará nada por luchar por mantener a su pareja. Simplemente, acepta la circunstancia y la decisión que la parte dominante tome. Hasta el último momento, deja que toda responsabilidad recaiga sobre el otro.

La importancia del cambio de roles

Encasillarnos en un tipo de rol es negativo. Por eso, el cambio de roles en determinadas situaciones puede sernos de gran utilidad.

Piensa que uno no tiene por qué ser siempre el responsable. La otra persona también puede hacerlo, pues las relaciones se basan en el apoyo mutuo y en asumir las obligaciones por igual.

Según las circunstancias, cada miembro de la pareja adoptará uno u otro rol.

Si el que lleva los pantalones está pasando por un mal momento, como una depresión o la muerte de un familiar, debe ser el otro quien tome su lugar.

El gran problema surge en la comodidad. Cuando nos establecemos en una forma de actuar y no salimos de ahí. Es entonces cuando la relación se va al traste.

pareja

Antes de irte lee: Indicadores para saber si mi relación de pareja funciona

En todas las parejas siempre habrá momentos en los que uno tenga más iniciativa o más decisión que la otra persona.

Sin embargo, lo positivo es que ambos se complementen y que no se encasillen dentro de una forma de ser. No olvidemos que, cuando uno da mucho y el otro poco, esto desestabiliza el vínculo y provoca un final por todos sabido.

¿No sería mejor que nadie llevase los pantalones en la relación?

Fuente

Loading...

A %d blogueros les gusta esto: